22 septiembre, 2020

El gerente más feliz del mundo

Una persona feliz será inevitablemente una persona más productiva y un gran generador de ideas. Por lo tanto es cada vez más importante para las empresas contar con empleados felices.

La vida moderna concentra el  tiempo de las personas en un 80% entre el trabajo, los traslados hacia y desde el trabajo, comer y dormir.

Por lo que el restante 20% del tiempo debe distribuirse eficazmente  para poder balancear y alcanzar un estado satisfactorio en todas las otras áreas de la vida. Entiéndase: Estudio, Finanzas, Religión, Entretenimiento, Salud, Deporte, Familia, Pareja, Hijos, Crecimiento Personal, Contribución Social.  El tener un estado satisfactorio en todas estas áreas de la vida te acerca a ser una persona feliz.

Es por esto que las personas se ven obligadas a buscar y encontrar la felicidad en las funciones laborales que realizan y en la forma de hacerlas mejor que la competencia, dentro de una organización que les valora y les trata como seres humanos, no sólo como empleados.

Marco Urbina, motivador.
Marco Urbina, motivador.

De igual forma las empresas deben involucrarse cada vez más en entender el estado integral de sus empleados y planear una estrategia organizacional que comprenda objetivos y actividades que permitan a cada empleado superar su estado personal en las diversas áreas de la vida individualmente.

Es por esto que propongo la creación de una Gerencia que va más allá de la Gerencia de Recursos Humanos o Capital Humano, debemos tener una Gerencia de Felicidad, que conociendo el estado actual de cada empleado pueda plantear objetivos en cada área de la vida, con el fin de lograr la superación económica y académica de sus colaboradores, así como un mejor estado de salud general, con más deporte, recreación y conocimientos sobre nutrición y alimentación adecuada según sus ingresos.

Además charlas familiares, misas en la empresa, fiestas por logro de metas de producción y ventas, asistencia médica preventiva y psicológica en los casos en que sea necesario y un Plan de Responsabilidad Social Empresarial que empiece desde adentro, resolviendo primero las necesidades de su personal y aportando al vecindario inmediato antes que a otras iniciativas más mediáticas.

Este Gerente tiene que ser un líder nato, con gran creatividad y conciencia social, que pueda entrar en contacto con cada uno de los empleados de manera individual, para confeccionar, “La Carta a los Reyes Magos” de cada colaborador y luego un Plan Estratégico que involucre situaciones de todos, para que poco a poco cada miembro de la organización alcance su mejor estado de ánimo y satisfacción en aquellas áreas que se les dificulta hacerlo de manera personal y en el 20%  del tiempo que le resta a cada uno.

Es muy importante diferenciar en la lista de deseos de cada colaborador aquellas cosas que son necesarias de aquellas que son motivadoras y luego priorizarlas de mayor a menor importancia.

Otras de las funciones del Gerente de Felicidad son:

a) Hacer del conocimiento de los empleados de manera clara, los objetivos de la empresa y,

b) Evaluar el nivel de aceptación que tienen de los Jefes, los empleados. 

Muchas de las renuncias de las personas están relacionadas con tener lo que ellos consideran malos Jefes.  El concepto de Gerente de Felicidad no es nuevo, ni es mío, pero si es urgente, si las empresas quieren tener empleados con la “camiseta bien puesta” y con un alto sentido de pertenencia a la organización.

Empleados felices harán sin duda empresas exitosas. 

Marco Urbina, motivador. Escríbale a: raices.murbina@gmail.com

Facebook
Twitter
Instagram