3 de diciembre de 2022

Intexus presenta CaaS – Card as a service, una solución modular para agilizar servicios en el sector financiero

emilio.chavarria@revistamqe.com

La transformación tecnológica se aceleró durante la pandemia, llevando a las instituciones bancarias y Fintech a buscar nuevas maneras de relacionarse con los consumidores, que pasan más tiempo en sus smartphones y que quieren experiencias seguras e inmediatas. 

Este cambio de hábito le dio paso a la innovación tecnológica y el uso de algoritmos de Inteligencia Artificial, que ha permitido el análisis y procesamiento de grandes volúmenes de datos, para generar una mejor interacción con los usuarios e incluso la posibilidad de trazar el perfil de riesgo del potencial tomador del préstamo de manera mucho más ágil y segura.

Costa Rica es actualmente uno de los países latinoamericanos que cuenta con un sector Fintech emergente.

Esa afirmación se desprende del reporte Fintech en América Latina y el Caribe 2022, un amplio estudio elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que describe el ecosistema de la tecnología financiera en la región.

La gran mayoría de los bancos digitales (el 77%) se enfoca en ofrecer servicios financieros para consumidores, mientras que el 23% restante diseña soluciones de banca digital para empresas.

Una estadística que respalda esta proyección es que en el periodo 2017-2021 el segmento con mayor crecimiento promedio anual fue el de bancos digitales o neobancos, con un 57%.

El término neobanco, también conocidos como challenger Banks, se utiliza para referirse a las Fintech que ofrecen servicios bancarios digitales, principalmente a través de aplicaciones móviles.

Sin duda, la adopción de créditos digitales ha mostrado un crecimiento constante, en su mayoría impulsada por la industria Fintech.

El número de plataformas Fintech alcanzó 2.482 en 2021, lo que representa un crecimiento del 112% entre 2018 y 2021.

Además, casi una cuarta parte de las Fintech a nivel mundial, un 22,6 por ciento, son latinoamericanas y caribeñas, según el Informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Al ser aprobada una solicitud de crédito, la entidad inicia un proceso de entrega de tarjeta, ya sea física o digital en donde el cliente ya no debe esperar días para recibirla, sino que, gracias a empresas especialistas en el tema, este proceso es más ágil y responde a una necesidad real de un crédito de una persona (en minutos).

David Rojas, CEO de Intexus, empresa especializada en soluciones tecnológicas para medios de pago seguros y en seguridad de data, comenta: “La emisión de tarjetas digitales al instante, es ahora una de las experiencias que todas las organizaciones financieras buscan para estar a la vanguardia en el mundo de hoy. Y es importante diferenciar una tarjeta física de una tarjeta digital. Una tarjeta digital nace en el mundo digital, no está atada a una tarjeta física, sino que usa la tokenización para proteger al máximo la información de la tarjeta durante las transacciones y así evitar fraudes, robos de información y finalmente que un cliente esté 100% tranquilo al momento de usarla en canales físicos o digitales.”

Por su parte, las tarjetas físicas con chip tienen un estándar de seguridad muy alto.

Aunque no ha sido posible robar información del chip, hay países donde no se ha implementado el ecosistema para la aceptación del chip o la tecnología sin contacto, agrega Rojas.

Según especialistas de Intexus, luego de la pandemia, las tarjetas físicas incrementaron entre 2021 y 2022 un 18%; por su parte, hay alrededor de 350.000 tarjetas digitales en Costa Rica, con una tasa de crecimiento mensual entre un 3% y 5%.

Asimismo, más de 2.3 millones de tarjetas se han emitido de forma instantánea entre el 2017 y 2022, en entidades financieras que han cambiado su esquema tradicional de emisión de tarjetas.

Intexus presenta en Costa Rica Cass-Card as a service una solución modular que le permite a una organización financiera o de servicios de crédito, que entregue una tarjeta financiera de forma física (tarjeta plástica) o digital (en billetera móvil) de forma instantánea.

Lo que le va a dar a ese cliente una experiencia de solicitud de crédito ágil y oportuna cuando realmente necesita una tarjeta.

Las organizaciones financieras pueden usar CaaS para entregar tarjetas en minutos en: kioskos de autoservicio, en oficinas bancarias, en retails o lugares de conveniencia fuera de las oficinas bancarias.

A una entidad esto le ayuda a reducir costos operativos y de logística en la entrega de tarjetas. Le ayuda a aumentar la tasa de activación de las tarjetas porque los clientes las reciben Justo cuando la necesitan y se aprovecha el momento del deseo de compra de una persona.

Aumenta la fidelización y preferencia de los clientes. Logra que la entidad esté a la vanguardia con tarjetas digitales que cumplen todas las regulaciones de seguridad de la industria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *