3 de diciembre de 2022

Costa Rica define metas para la recolección de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos

El desarrollo de esta normativa para los residuos de manejo especial es uno de los imperativos a cumplir para mejorar los sistemas de gestión de residuos

andrei.siles@revistamqe.com

Siguiendo de la Ley 8839 de Gestión Integral de Residuos y su planteamiento sobre la Responsabilidad Extendida del Productor (REP), Costa Rica inicia el proceso para definir las metas de recolección de RAEE y así estimular el cumplimiento de esta responsabilidad.

Esta establece que quien realiza la producción o importación de mercancías es responsable de estas hasta luego de su vida útil, cuando se convierten en residuos, y deben brindar a los consumidores facilidades para la recuperación y gestión siguiendo las mejores prácticas para la protección de salud pública y el ambiente.

Autoridades del Ministerio de Salud en conjunto con el Comité Ejecutivo para la Gestión Integral de los RAEE (CEGIRE), avanzan en establecer las metas de recolección graduales a los importadores y productores de este tipo de residuo, que deben estar organizados en Costa Rica en las llamadas ¨Unidades de Cumplimiento¨ para cumplir esa responsabilidad de recolección y gestión integral de los RAEE y brindar solución a los consumidores para que sean más responsables y conscientes con sus residuos.

El desarrollo de esta normativa para los residuos de manejo especial es uno de los imperativos a cumplir para mejorar los sistemas de gestión de residuos y combatir los grandes problemas de contaminación terrestre y marina, así como proteger la salud de las personas.

Para el ingeniero Eugenio Androvetto, director de Protección – Radiológica y Salud Ambiental del Ministerio de Salud, “la gestión adecuada de los aparatos es un reto mundial y todas las partes involucradas, desde los importadores y productores, hasta los consumidores y las organizaciones gestoras de este tipo de residuo, debemos cumplir con nuestros roles y responsabilidades. La creación de política pública y parámetros de control es una tarea impostergable. ¨

Para establecer técnicamente los volúmenes de RAEE a recuperar, se contó con el apoyo técnico del Proyecto de Residuos Electrónicos en América Latina (PREAL) y se tomaron en cuenta múltiples variables, entre ellas, aspectos de viabilidad técnica, económica y operativa.

Además, en aspectos económicos, el aprovechamiento de los materiales valiosos de los residuos de aparatos  eléctricos y electrónicos, conocido como Minería Urbana, podrían ser utilizados también como una alternativa para la reactivación económica y generación de empleos, como bien lo señala el Monitoreo Regional de Residuos Eléctricos y Electrónicos para América Latina 2022, que indica que la valorización de RAEE representa un  total de US$1,7 mil millones para los 13 países analizados, y considerando a Costa Rica, el país tendría una oportunidad aproximada de US$87 millones.

“Actualmente, la mayor parte de esta materia prima se pierde en los rellenos sanitarios porque la disponemos con los residuos ordinarios de gestión municipal o es manejada de forma precaria o con tecnologías y prácticas deficientes, algunas en manos del sector informal, y se genera un riesgo para la salud de esos trabajadores y nosotros mismos, pues muchos de esos componentes son tóxicos y requieren manipulación especial”, señala el ingeniero Androvetto.

En el año 2020, se estimó que el país generó alrededor de 68,000 toneladas de estos residuos y se conoce que solo el 8% es gestionado integralmente por gestores.

De esas 68,000 toneladas, la mayoría son los aparatos pequeños, electrodomésticos que utilizamos y se generan como RAEE en nuestros hogares y solo el 9% es de computadoras, mouses y celulares, como muestra la siguiente gráfica.

Camino hacia la responsabilidad compartida y la economía circular

De acuerdo con el ingeniero Androvetto, los productores e importadores de estos aparatos, junto a las unidades de cumplimiento, necesitarán hacer una inversión que había estado siendo pospuesta desde el 2014 con la reglamentación de la Ley de Gestión Integral de Residuos 8839, esto a fin de que las personas consumidoras tengan la posibilidad práctica y reciban un servicio para entregar adecuadamente sus residuos de aparatos eléctricos y electrónicos con la participación de los puntos de venta o en áreas específicas, a costo cero como dice la ley. 

Lo mismo debe extenderse a los municipios, para que integren RAEE en sus planes de gestión de cada cantón como un servicio a sus ciudadanos en alianza con los productores e importadores, como ya ocurre en algunas municipalidades.

La visión de las autoridades es que, en un horizonte de 20 años, el país esté recuperando y gestionando adecuadamente el 50% de sus residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, periodo en el cual se consoliden los procesos de economía circular en el país, para evitar la generación de residuos y mejorar la eficiencia en la producción, aprovechamiento de materiales y educación de los usuarios.

Los aparatos eléctricos y electrónicos cuando se convierten en residuos son de los más complejos para tratar, debido a su composición con más de 70 distintos materiales que pueden contener elementos tóxicos tanto para el ambiente como para la salud humana.

Por esta razón se solicita a las personas a entregar este tipo de residuos en campañas autorizadas o en centros autorizados por el Ministerio de Salud, pueden consultarlos en el mapa en el siguiente enlace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *